Nota: intentamos compartir sólo informaciones que provengan de fuentes fiables. Sabemos que las variables son muchas pero también sabemos que muchas famílias agradecen tener la máxima información posible. Para quién sólo desee informaciones confirmadas al 100 % la única fuente posible es la página oficial del CCAA que hemos incluido en nuestro apartado de enlaces.

sábado, 13 de marzo de 2010

De una madre a su hijo

Tú eres el hijo de mi corazón. El que tanto espero, el deseado. Que difícil está siendo llegar hasta ti, pero que grande será el momento en el que nos encontremos. Sueño nuestra vida cuando estés aquí. Y sobre todo sueño tus ojos, que espero que un día reflejen felicidad.

Hijo de mi corazón, la vida es a veces un poco difícil y seguro que deberemos superar baches y problemas, porque así son las relaciones entre padres e hijos, pero nunca dejaremos de querernos.

Hijo de mi corazón, y del de tu padre Que hermoso saber que dos corazones te esperan con ansiedad, con toda la ilusión que se puede esperar. No has nacido de nosotros pero llevas tanto tiempo aquí dentro que es imposible que ese vínculo se rompa. No conocemos tu carita pero amamos tu espíritu, porque algo nos une ya. Hay una bonita historia en tu país de origen que habla de un hilo rojo que une a las personas que se aman de verdad. Nosotros tenemos aquí uno de los extremos y cada día estiramos un poquito de él y eso nos acerca a ti.

Hijo de mi corazón vendrás cargado con tu mochilita, llena de cosas que nunca te debieron pasar, pero intentaremos vaciarla de esas malas experiencias y llenarla de cariño y comprensión, de buenos sentimientos. Intentaremos que aprendas a quererte como eres y a querernos como somos, que encuentres tu camino y que un día vueles, porque los hijos deben volar, pero que nunca se te olvide que éste es tu nido, que aquí estamos nosotros y que siempre podrás volver.

Hijo de mi corazón, no sientas que nadie te ha querido. Antes que nosotros tus padres te amaron y con todo el dolor de su corazón te dejaron en nuestras manos para que te diéramos lo que ellos no te podían ofrecer. Esta es quizá la demostración más fuerte de amor. Ellos fueron quien nos lanzaron ese hilo rojo que nos une a ti y por eso les querremos siempre y te enseñaremos a que tú también los quieras.

Hijo de mi corazón cada día y cada noche ocupas nuestro pensamiento, te soñamos. Eres la primera y última reflexión. Te anhelo y deseo de todo corazón tenerte junto a nosotros. Intentamos prepararnos para que cuando vengas todo sea más sencillo, para poder entender lo que no nos digas, para estar a la altura de tus sentimientos y para llegar a ese pequeño corazón que tienes y hacerlo grande y que en él quepa todo el amor que un día tú también serás capaz de dar.

Hijo de mi corazón un día descubrirás que eres diferente, espero que en ese momento ya sepas que las diferencias no son malas y que aceptes lo que eres y quien eres, y es que todos somos diferentes.

Hijo de mi corazón cuando sientas desarraigo, cuándo te preguntes quién eres o de dónde vienes, cuando nos cueste dar respuesta a esas preguntas, agárrate al amor que te tenemos y juntos intentaremos todo lo posible.

Hijo de mi corazón cuando llegue el momento del duelo por lo que perdiste estaremos a tu lado e intentaremos que te sirvan las raíces que hemos creado para ti.

Hijo de mi corazón te amo con toda la fuerza de mi ser, pero creo que aún no puedo concebir el amor que me queda por darte. Deseo de todo corazón ser tu madre y que tu algún día me aceptes como tal.

Hijo de mi corazón sueño con el día en que tus ojos sonrían.

Este poema ya tiene nombre y es DOMINGO KONG YUN gracias por todo hijo mio MAMÁ..........

Domingo,Maria Luz,Jessica,Aitor,Domingo Kong Yun

1 comentario:

yolanda dijo...

Precioso Maria Luz!!! Unas palabras a tu hijo pequeño que me han conmovido.
Domingo sabe día a día que su mamá lo quiere desde hace mucho tiempo.

Un abrazo.